Lipoestructura
msgbartop
Clinica Planas
msgbarbottom

09 Feb 08 LIPOESTRUCTURA DE LA ZONA GLÚTEA

Para solucionar los efectos del envejecimiento y otros derivados de la falta de volumen corporal, como por ejemplo la falta de desarrollo de pómulos, mentón o glúteos, se emplea la lipoestructura, una técnica que permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno. En este sentido,  este tratamiento, también conocido como lipofiling, es un excelente método para todos aquellos pacientes que desean un aumento de la zona glútea.

En la lipoestructura se efectúa una extracción de tejido graso del propio paciente
–Abdomen, muslos o alguna otra zona con acúmulos grasos – con unas cánulas especiales, que permiten recuperar gran cantidad de células grasas, con el menor trauma posible.  Mediante centrifugación y decantación, se procesa la grasa obtenida para conseguir adipositos puros, los cuales se inyectan en la zona que hay que rellenar. Así se mejoran problemas de volumen con una apariencia muy natural y resultados excelentes.

La cirugía se puede llevar a cabo mediante anestesia local de la zona de donde se tomará la grasa y de la zona que se rellenará. Aunque en casos como la lipoestructura glútea, se recomienda anestesia epidural o general, ya que los volúmenes que se necesitan extraer y posteriormente inyectar, son generalmente grandes. Para un aumento glúteo promedio se necesitan de 200 a 300 mililitros de grasa pura por cada glúteo.

La lipoinfiltración se efectúa a través de una pequeña incisión, la cual se sutura con uno o dos puntos que se retiran al cabo de una semana. La estancia postoperatoria de este tipo de procedimiento específico es de 24 horas. Las molestias posteriores son mínimas y el paciente puede volver a sus actividades cotidianas al siguiente día de la cirugía.

En los casos en que el glúteo ha caído y ha ido perdiendo su perfil, existe la posibilidad de realzarlo. Según la causa del problema, se puede infiltrar grasa en un plano profundo, a modo de postes para reforzar el pliegue glúteo inferior. Esto permite apuntalar la zona, con lo que se consigue perfilarlo de una manera muy natural.